Saltar al contenido 

Cáncer de próstata Qué es, Causa, síntomas, tratamiento y prevención

La próstata como la conocemos es la glándula sexual de hombre que se encarga de producir el semen.  La misma es del tamaño de una nuez y esta se encuentra debajo de la vejiga, la cual es la encargada de retener la orina. El cáncer de próstata es uno de los que se caracteriza por ser de evolución lenta, pero cuando logra propagarse es realmente peligroso. Esta cáncer en los hombres es muy frecuenta, aunque sólo en los que tienen una edad mayor a los 40 años. Por esa razón es que a partir de este período el hombre debe someterse a citas anuales ante un urólogo para que confirme su estado de salud a través de una revisión médica.

Alrededor de unas 29.000 personas padecen esta enfermedad cada año en España, siendo algo realmente alarmante y poniendo en obligación a la mayoría de los hombres mayores a someterse a exámenes para prevenir la evolución de esta enfermedad mortal. Cuando se examina el tejido prostático a través de un microscopio, al parecer el 50% de ellos tienen una edad comprendida entre 70 y 90 años, lo cierto es que el cáncer de próstata se hace presente en ellos mayoría de las veces sin presentar ningún tipo de síntoma, haciendo que evolucione de manera silenciosa sin que el hombre se dé cuenta.

El cáncer de próstata también es llamado adenocarcinoma y es uno de los que se genera la menos en el 95% de los casos en la zona periférica de la próstata, diferenciándose de la hipertrofia benigna de próstata (HBP) La cual tiene origen en la zona central de la misma. Nadie sabe su origen y hasta ahora no existe una cura si se deja desarrollar en el cuerpo. La mayoría de las veces que se aplica tratamiento las células malignas del cáncer reaccionan de mala manera, destruyendo los tejidos e invadiendo otros órganos del cuerpo, causando así metástasis, una condición que el paciente difícilmente enfrenta y vence.

Causa

Hasta los momentos, la causa del cáncer de próstata se desconoce, pero durante largos años los estudios que se le han hecho a un gran número de pacientes ha llevado a interesantes datos que se deben tomar en cuenta. Estos pueden ser los riesgos y las posibles causas por las que se contrae esta enfermedad mortal:

  1. Edad: Las posibilidades de desarrollar cáncer de próstata se dan con la mayoría de edad. Esto hace pensar a los médicos y científicos que el Cáncer es una de las enfermedades que se desarrolla por la debilidad del sistema inmune. Aunque en muchas ocasiones esta teoría se vuelve totalmente inútil cuando se ha comprobado a su vez que muchos de los que adquieren esta enfermedad tienen valores normales de glóbulos blancos y que posteriormente se alteran con el desarrollo de la enfermedad
  2. Raza: Los hombres morenos y de raza afroamericana tienden a desarrollar de una forma más agresiva el cáncer. Sin embargo, si se es una persona blanca, se debe tomar en cuenta de igual manera hacerse revisiones periódicas a partir de los 40 años.
  3. Factores genéticos: Si ha tenido familiares que padecieron o padecen la enfermedad, es probable que dichos genes con esta afección estén esperando el momento indicado para desarrollar la enfermedad.
  4. Dieta: una mala dieta que altere el metabolismo puede también afectar el comportamiento de algunas células, causando el cáncer de próstata. El consumo de grasa que aumenta el colesterol malo está asociado a ello.
  5. Obesidad: ser obeso afecta también el desarrollo y correcto funcionamiento del cuerpo.

Síntomas del cáncer de próstata

Como anteriormente se ha dicho el Cáncer de próstata no presenta síntomas, pero a medida que se desarrolla la enfermedad estos pueden ir apareciendo y empeorando la condición física del paciente. Entre los más comunes tenemos:

  • Dificultad para orinar.
  • Pérdida del control sobre la orina.
  • Ardor al orinar.
  • Necesidad de miccionar frecuentemente por las noches.

Si se produce metástasis en el área puede ocurrir dolores lumbares y hasta una compresión medular. Es probable que la disfunción eréctil se haga presente y vaya siendo más frecuente a medida que la enfermedad se va desarrollando.

Diagnostico

Antes de establecer un tratamiento se debe hacer un profundo diagnostico para determinar en qué etapa del cáncer de próstata se encuentra el paciente. El médico debe estar consciente de ello para aplicar los medicamentos o los métodos necesarios para que el paciente pueda enfrentar correctamente la enfermedad.

  1. Tacto rectal: Esta es una de las pruebas que se realizan a los hombres de 40 a 45 años. De esta manera se puede determinar si el paciente tiene un carcinoma, el doctor podrá saber que es gracias a que en la zona se presenta un nódulo duro irregular.
  1. Marcador tumoral: en esta prueba algunos valores en sangre se evalúan para determinar si el cáncer está diseminado o sólo está en la próstata. Este valor es la fosfatasa de ácida prostática (FAP) si el mismo está elevado es muy probable que el tumor ya se haya diseminado a otras partes o áreas del cuerpo cercanas. Otro de los valores es el PSA, o antígeno prostático específico, el cual indica que cuanta más masa prostática tenga en sangre es más probable que el cáncer este en una etapa de evolución progresiva. Sin embargo, hay que tener presente que estos valores también se elevan cuando hay un crecimiento benigno.

El valor del PSA no debe ser mayor a  4 ng/ml, si el mismo pasa de 10 ng/ml es muy probable que se trate de cáncer de próstata. Si se encuentra entre 4 y 10 cabe la posibilidad que sea causa de un crecimiento benigno. Al tener un valor mayor de 10 el médico recomienda realizar una biopsia para estudiarla y determinar el estado de la enfermedad.

  1. Ecografía rectal: esta es una de las formas más efectivas para diagnosticar el cáncer, con esto se comprueba el estadaiaje local, el cual permite ver las estructuras cercanas de la próstata con más claridad.
  2. Tac: Esta es la tomografía axial computarizada y se utilizan para poder darle valor a los glanglios y las metástasis. Es una prueba en donde ya se considera que el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo.
  3. Gammagrafía ósea: es usada para la detección de metástasis óseas y se realiza cuando existe una sospecha de que se hayan producido una metástasis ósea. Las zonas afectadas por la enfermedad del cáncer están marcadas en negro.
  4. Biopsia prostática: en ella se realiza un diagnóstico directo del cáncer de próstata para determinar el estado del paciente frente a un aumento del PSA.

Tratamiento para el cáncer de próstata

Cuando el cáncer está en sus primeras etapas, es decir, no se ha diseminado a otras partes del cuerpo, el tratamiento puede ser efectivo para suprimir las células malignas y de por sí eliminarlas por completo. En mayoría de los casos se puede detener el crecimiento, cuando apenas se está en la etapa 1. Sin embargo, cuando este se encuentra diseminado los médicos no tienen otra alternativa que buscar la mejor calidad de vida del paciente mientras el cáncer se sigue diseminando en otras partes del cuerpo.

1.       Abstención terapéutica: es una vigilancia extremadamente cuidadosa al paciente, la hormonoterapia es uno de los ejemplos más claros y se aplica en aquellos pacientes que no aceptan efectos secundarios en tratamientos.

2.       Prostactectomía radical: Se elimina la próstata de raíz y se destruyen sus glándulas seminales. Es un proceso que trae complicaciones, tales como la incontinencia y la impotencia sexual

3.       Radioterapia externa: este es el más común y es un tratamiento radical que se encarga en el bloqueo androgénico el cual influye de gran manera en la progresión del cáncer. También tiene las mismas complicaciones del segundo tratamiento.

4.        Braquioterapia: en este tratamiento se instalan semillas radiactivas en la próstata y las mismas se controlan ecográficamente para eliminar el cáncer. En esta técnica existe la ventaja que a diferencia de la radioterapia externa se puede llegar a aplicar dosis altas de radiación directamente sobre el tumor y así evitar dañar tejidos sanos. Este método da resultados muy parecidos a los de la cirugía, siendo uno de los más costosos y eficaces. Se utilizan en estadios bajos como T1 y T2. Las complicaciones que pueden existir tras aplicar este tipo de tratamiento son las mismas que en las anteriores, aunque aquí se añade otro, el cual es el posible sangrado por el recto.

5.       5 Supresión hormonal: Esta es la menos recomendada, aunque puede llegar a tener un efecto más fuerte sobre el cáncer de próstata. Si el adenocarcinoma prostático es de origen hormonal suele dar resultados positivos frente a la enfermedad

·         Uso de estrógenos

·         Castración

·         Agonistas de la hormona liberadora de testosterona

·         Bloqueadores de andrógenos

·         Estrógenos

·         Quimioterapia: (No es muy efectiva)

Los efectos secundarios de estos tratamientos incluyen:

·         Pérdida de densidad ósea

·         Hiperglucemia

·         Mareos

·         Pérdida de libido

·         Cambio de carácter

·         Depresión

Existe un tratamiento de urgencia para estadios avanzados, el cual implica hacer el tratamiento hormonal o una neurocirugía para poder descomprimir.

Tratamientos naturales contra cáncer de próstata

  1. Raíz de Regaliz: esta es una medicina popular que se utiliza en china para combatir el cáncer. Tiene propiedades curativas que pueden combatir contra las células malignas, pudiendo frenar su crecimiento y desarrollo. La sustancia principal de esta planta es el Licochalcone-A
  2. Semillas de Lino: recomendadas ampliamente por detener la poliferación de las células malignas. Las mismas se pueden encontrar en algunos cereales o en algunos suplementos dietéticos. Trata de conseguirlas en suplementos, ya que en este producto se tiene mayormente una cantidad concentrada de lino.
  3. El licopeno es capaz de luchar contra el cáncer. Añadir esta sustancia a nuestra alimentación será esencial como tratamiento. Se puede encontrar en todos los frutos rojos, en algunas verduras como el brócoli y en las sandías. En la granada también existe una alta concentración de esta sustancia.
  4. Quercetina: es una sustancia o elemento encontrado dentro de las alcaparras, cebollas y manzanas. Teniéndolas presentes en la dieta será una buena prevención para el cáncer de próstata.
  5. Algas: cualquier tipo de alga marina puede llegar a combatir el crecimiento de las células malignas. Contienen Quercetinas y otros elementos que pueden llegar a ser beneficios para la salud en general.
  6. Suplementos con Zinc y Selenio: Si tienes la oportunidad de adquirir en tiendas naturistas productos que contengan Zinc y Selenio tendrás una gran prevención contra el cáncer de próstata y otras enfermedades degenerativas.
  7. Brócoli: es una de las verduras más maravillosas que existen. Este vegetal es capaz de hacer maravillas con el órgano reproductor del hombre. Incluso, cuando se encuentra en problemas frente a células malignas, los nutrientes del brócoli pueden actuar sobre ellas y frenar su crecimiento. Por esa razón no se debe saltar un día sin comer este vegetal.
  8. Las uvas contienen un elemento llamado proantocianidinas, estas sirven para reducir naturalmente las producciones de estrógenos en el cuerpo. De esta manera se puede llegar a combatir varios tipos de cáncer, como lo es el de pulmón, colon, mama y próstata.

Se recomienda potenciar los tratamientos naturales con un tratamiento a través de un médico y seguimiento del mismo. No se garantiza que el uso de los remedios naturales vaya a frenar por completo la enfermedad. El cáncer de próstata es una enfermedad seria que debe ser tratada con mucha seriedad por un profesional.

Prevención

 En las causas podemos leer todo lo que puede llegar a conducir contraer el cáncer de próstata. Por eso no hay mejor manera que someterse a revisiones periódicas después de los 40 años. Al menos una vez al año estar en cita con el urólogo evitará complicaciones futuras en la salud. además de ello se recomienda llevar una dieta balanceada y con una rutina de ejercicios que pueda fortalecer su cuerpo en general.

loading...