Saltar al contenido 

Cáncer de vejiga Qué es, Causa, síntomas, tratamiento y prevención

La vejiga es un órgano que se sitúa en la parte inferior del abdomen, tiene forma de globo y su función es almacenar la orina para luego ser excretada por la uretra a través de ordenes cerebrales. A pesar de ser un órgano con funciones simples, el mismo también tiene riesgo de contraer enfermedades que ponen en peligro la vida de una persona, como por ejemplo en cáncer de vejiga. Las células cancerosas se desarrollan en los tejidos de la misma, produciendo de esta manera la propagación de las mismas, siendo esta la neoplasia maligna más frecuenta que se presenta en el aparato urinario del hombre.

El tumor más frecuente tiene origen en las células epiteliales, estas se encargan de tapizar el interior de la vejiga. Increíblemente la enfermedad es muy frecuente en los hombres que tienen más de 60 años y puede llegar a ser una incidencia que ocurre la gran mayor parte del tiempo en residencias o zonas urbanas. Este tipo de tumor tiene un alto porcentaje de contraerse en hombres de la tercera edad, el riesgo de padecerlo es de un 4% de probabilidades en tan sólo la población masculina. Al año se diagnostican al menos 150 mil casos nuevos en toda Europa.

El Cáncer de vejiga también es más frecuente en hombres blancos e hispanos. El diagnostico del cáncer en el 80% de los casos indica que existe un tumor vesical en la superficie, puede ser una notica alentadora, pero lo cierto es que tiende a reaparecer en zonas vecinas en donde se produjo la lesión primaria. Al menos el 33% de estos tumores pueden llegar a tener la potencia para expandirse a otros órganos, conocido también como el proceso de metástasis. El pronóstico dado por el especialista depende de la invasión que este tumor produzca a través de las paredes de la vejiga.

Causa

En ningún tipo de cáncer se tiene la certeza de cuál es su causa. Sin embargo, gracias a los estudios hechos a través de estos años se ha podido determinar que ciertos factores y hábitos del ser humano hacen que esta enfermedad se desarrolle en el cuerpo.

  1. Beber alcohol y fumar: el cigarrillo y el alcohol contienen sustancias carcinógenas, las cuales pueden llegar a ser filtradas por los riñones y si no se bebe mucho líquido las mismas se concentran en la orina. Tener una vejiga sana en contacto con sustancias carcinógenas da paso a una posible infección que de inmediato puede causar la evolución de un tumor.
  2. Estar expuesto a tóxicos en un entorno laboral donde se manejen materiales como caucho, cierto, petróleo, tienes o pintura también elevan el riesgo de contraer este tipo de cáncer a través de una absorción cutánea.
  3. Exceso de analgésicos: consumo en exceso de té edulcorantes artificiales o el mismo café pueden llegar a causarlo. Aunque no hay evidencias científicas que puedan demostrarlo. Se debe tener presente que las sustancias del café resultan toxicas para la salud si se consumen en exceso, en especial a nuestra vejiga y riñones que son los que deben lidiar con este tipo de sustancias.
  4. Cistitis crónica: quienes padecen esta enfermedad y portan catéteres durante mucho tiempo prolongado también tienen riesgo de contraerlo.
  5. Esquistosomiasis: una enfermedad que se origina con parásitos y es muy común en Europa. Si esta se desarrolla lo suficiente puede causar cáncer de vejiga.
  6. Genética
  7. Radioterapia: Si la vejiga es expuesta a radioterapia también hay una gran posibilidad que se aumente el riesgo de padecer este tipo de cáncer.
  8. Síndrome de Lynch y Síndrome de Cowden aumentan la posibilidad de contraer este tipo de cáncer.
  9. Infecciones urinarias: las infecciones son capaces de irritar los tejidos de la vejiga, pudiendo causar la aparición de la neoplasia.

Síntomas

Los síntomas del cáncer de vejiga pueden llegar a parecer cuando ya es demasiado tarde encaminar un tratamiento en busca de la cura. Por lo general las manifestaciones pueden curarse sólo si se detecta a través de un examen microscópico de orina, el cual puede llegar a percibir si hay glóbulos rojos presentes. Los síntomas que se presentan pueden llegar a ser una falsa alarma de cáncer, ya que la infección cistitis también produce los mismos síntomas.

Si el tratamiento en contra de la cistitis no funciona, se han pruebas pertinentes para determinar si se tiene cáncer. Por lo general los síntomas principales son los siguientes:

  1. Aparición de sangre en la orina, más conocido en medicina como hematuria. Esta puede darse sin un dolor y la orina presenta un color rojo brillante.
  2. Dolor al orinar, no necesariamente cuando se orina sangre
  3. Necesidad de orinar frecuentemente y más por las noches.
  4. Tener muchas ganas de orinar, pero la querer hacerlo no puede.
  5. Hiperplasia prostática
  6. infecciones

El primer síntoma es quizá uno de los que determina si el hombre tiene cáncer o no. Cuando empieza a sangrar por la orina es algo que realmente puede llegar a impactar en la salud mental del paciente. Mientras mayor sea la hematuria, más riesgo hay de que el cáncer haya causado una metástasis en el cuerpo.

Sin embargo, cuando se da el síntoma de sangre por la orina por primera vez, el cáncer puede llegar a ser tratado, ya que el mismo tiene una evolución lenta a través de este órgano. Aun así el paciente no puede esperar mucho tiempo para recibir el tratamiento adecuado, debe someterse cuanto antes a pruebas para determinar el estado de esta enfermedad.

Etapas del cáncer de vejiga

La evolución de este tipo de cáncer es necesario que se clasifique por etapas:

  • Etapa 0: este es el estado inicial en donde el tumor se encuentra en la superficie y solo afecta el caparazón interno de la vejiga.
  • Etapa I: en esta etapa alcanza el tejido interno pero aún no ha afectado la pared del músculo.
  • Etapa II: El cáncer afecta los músculos de la vejiga.
  • Etapa III: la enfermedad se propagó a la pared muscular y al tejido circundante. En el 99% de los casos también se propaga al aparato reproductor masculino.
  • Etapa IV: en esta etapa las células malignas son capaces de atravesar la pared del abdomen o por medio de los ganglios linfáticos más cercanos a ella. en esta etapa también es posible que haya metástasis en órganos cercanos.
  • Recurrente: esta etapa sólo se incluye cuando luego de un tratamiento al cáncer el mismo recurre en otro órgano o en la misma vejiga.

Tratamientos para el cáncer de Vejiga según su etapa

En la primera etapa (0) del cáncer se utiliza una resección transurectral (TURBT) y el cual luego del mismo se somete al paciente bajo observación sin ningún otro tratamiento. También es muy frecuente aplicar las terapias intravesical luego de este tratamiento para evitar que el cáncer reincida. Otro de los que se aplica también es el BCG, un tipo de inmunoterapia que se realiza con el bacilo de Calmette-Guérin. Este tipo de quimioterapia es la mejor de todas para evitar que un cáncer de vejiga o de otro tipo reincida.

Sin embargo, este tratamiento puede llegar a tener efectos secundarios indeseables en mayoría de los casos.  Hay raros casos en donde se necesitará una cirugía en la etapa 0. La extirpación de la vejiga, o mejor dicho la cistectomía es considerada un método cuando hay una gran cantidad de cánceres superficiales o cuando alguno de ellos crece y se propaga luego de un tratamiento.

Tratamiento para la etapa I

El tratamiento más común en esta etapa es la resurrección transuteral (TURBT) Siendo el primer tratamiento aplicado para buscar la extensión del cáncer y así ver como se puede curar. Si no se recibe un tratamiento pronto, los pacientes pueden llegar a tener otro tumor en la vejiga mucho más avanzado que el primero.

Aun cuando el cáncer es de bajo grado, se recomienda usar el TURT luego de unas semanas. Así, si el especialista considera que se pudo extraer todo el cáncer, se procede a administrar BCG intravesical o mitomicina. Ne el caso en donde hayan tumores en la etapa 2, es mejor aplicar la cistectomía radical. Si la persona no está físicamente preparada para esta operación, es necesario aplicar una radioterapia, pero las probabilidades de cura son menos del 40%.

Tratamiento para la etapa 2

La resección transuteral (TURBT) es el primer tratamiento aplicado para este cáncer. El mismo se puede eliminar si se conoce la extensión del mismo en la etapa 2. La cistectomía radical también puede aplicarse en la misma, además también pueden extirparse los ganglios linfáticos que se encuentran cercanos a la vejiga. Todo esto con el fin de evitar que se extienda el cáncer hacia otros órganos. Hay casos especiales en hombres donde se les puede realizar una cistectomía parcial, aunque muy pocos hombres pueden llegar a ser los afortunados que se les pueda aplicar el tratamiento. Una cistectomía parcial consiste en no extirpar por completo toda la vejiga, sino sólo la parte afectada.

Luego de este tratamiento se hacen exámenes para determinar si el cáncer pudo haberse diseminado fuera de la vejiga. De ser así se aplica una quimioterapia (quimio neoadyuvante) aunque después de una cirugía se aplica la quimio adyuvante para así disminuir por completo la posible reaparición del cáncer. Cabe destacar que las esperanzas de vida de un paciente al que se le practica la cirugía de cistectomía radical su período de vida se reduce drásticamente. Por ello, muchos doctores prefieres el tratamiento con quimioterapia.

Hay otra opción que el paciente puede considerar por sí mismo. Consiste en realizar una TURBT para ver la extensión del cáncer y se procede a realizar una radiación y quimioterapia en la zona afectada por el cáncer de vejiga. Esto le permite al paciente conservar su vejiga, aunque le promete unos resultados menos favorables con el tratamiento de quimioterapia. Si luego de un tratamiento con radiaciones no se logra eliminar el cáncer, es necesario realizar la cistectomía radical.

Tratamiento para la etapa 3

En esta etapa como existe el riesgo de una metástasis va ser necesario de igual manera realizar la TURBT, luego se procede a realizar la extirpación de la vejiga y los ganglios linfáticos que estén cerca. A pesar de que el paciente pueda tener oportunidades para una cistectomía parcial, es muy poco probable que en esta etapa el especialista aconseje el método.

En muchas ocasiones el tumor es tan grande que no puede realizarse la operación. Por ello se aplica una quimioterapia neoadyudante antes de la cirugía. La misma puede reducir el tamaño del tumor y de esta manera poder hacer la cirugía un proceso más llevadero.

Tratamiento en etapa IV

Estos tumores que han alcanzado la pared abdominal y los ganglios solo se tratan con radiaciones y quimioterapias que buscan alargar la vida del paciente al reducir los tumores. La cistectomía radical no suele ser una opción recomendable, aún cuando se estirpe la vejiga simplemente el cáncer no tendrá una cura, se seguirá propagando a otras partes, por lo que extirpar este órgano debilitará el cuerpo y hará que la enfermedad se propague más rápido.

También los medicamente de inmunoterapia pueden ayudar. Entre los más frecuentas están el atezolizumab o pembrolizumab. Una derivación urinaria en ocasiones es necesaria para aliviar el bloqueo de la orina ocasionado por el tumor. Si no se trata a tiempo puede llegar a causar un daño irreversible en los riñones.

Cáncer recurrente:

Si el cáncer persiste lo mejor es realizar quimioterapias y radioterapias para eliminar el cáncer. Es importante que se siga un seguimiento a través de pruebas que determinen el crecimiento del mismo en la zona.

Tratamientos naturales para el cáncer de vejiga

Los tratamientos naturales son una gran alternativa para detener el crecimiento del cáncer en temprana etapa. Procura que esta no sea tu única alternativa de tratamiento. Asistir a un médico es de vital importancia.

  1. Uvas y naranjas: estas dos frutas cítricas con ricas en limoneno, un compuesto que tiene un efecto bloqueador contra los crecimientos de un tumor. Se recomienda consumirlo diariamente para combatir la enfermedad.
  2. Muérdago: las dosis de muérdago luego de una cirugía de cáncer de vejiga es la mejor manera de reponerse y terminar de enfrentar de una vez por todas a la enfermedad.
  3. La espinaca contiene grandes fuentes de vitamina E las cuales reducen el riesgo de contraer cáncer de vejiga. También contiene luteína y este pequeño nutriente contiene propiedades anti cancerígenas que combaten todo tipo de tumores.
  4. El tomate tampoco puede faltar en la dieta, es una planta rica en antioxidantes como el licopeno, el cual sirve como protector contra muchos tipos de tumores, en especial el cáncer de vejiga.
  5. El perejil contiene poliacetilenos y monoterpenos capaces de combatir el cáncer, pueden llegar a reducir el tumor en temprana edad y son especiales para tratar las infecciones de vías urinarias. Consume su raíz o la parte superior del perejil (al menos 30 gramos al día)
  6. Ginko Biloba: con la quercetina de nuestro lado podemos contar con una reducción de probabilidades de contraer cáncer de vejiga. Tomar dosis que van desde 40 a 60 mg 3 veces al día al día será más que suficiente para obtener buenos resultados.
  7. Col y coliflor: aumenta la protección en contra del cáncer de vejiga.
  8. Frijoles y zanahorias
  9. Germinados de brócoli: los brotes del brócoli pueden llegar a protegernos en contra del cáncer de vejiga.
  10. Bicarbonato de sodio: increíblemente es un remedio que puede llegar a ser curativo en contra del cáncer a temprana edad.

Prevención

Al desconocerse su causa real es poco probable que se puede evitar contraerlo. Sin embargo, poder evitar infecciones urinarias, una mala alimentación o algún uso de fármacos o drogas como el alcohol y el cigarrillo será más que suficiente para evitar al menos en un 50% contraer alguna vez en nuestra vida este tipo de cáncer.

loading...